Crecimiento y Desarrollo Del Bebé Del Mes a Los Tres Meses

por | 11 octubre, 2017

Crecimiento y Desarrollo Del Bebé Del Mes a Los Tres Meses

Crecimiento y Desarrollo Del Bebé

Del Mes a Los Tres Meses

  • El lactante al principio de este periodo tiene casi todas las características de recién nacido, pero es mucho más estable fisiológica-mente.
  • Su ritmo cardíaco es más estable y su frecuencia respiratoria más regular.
  • Su temperatura orgánica no varía con tanta facilidad. Ha mejorado considerablemente el tono muscular.
  • Aunque en los primeros meses de vida el niño está protegido de percibir los estímulos ambientales, por una barrera contra estímulos, reacciona a estados internos de molestia y a estímulos externos fuertes. La reacción emocional se limita, sin embargo, a estados de tensión, que si no se alivian originan reacción de pánico.
  • Cuando experimenta frustración por hambre o molestias, arquea la espalda, extiende y flexiona las extremidades y respira rápido o superficialmente.
  • Puede haber cambio de color de la piel con trastorno de la coordinación y aumento de la actividad global.
  • Se advierten diferencias individuales muy tempranas en la fuerza de los estímulos nocivos que producen tensión, y en la reacción a ser consolado.
  • También hay diferencias individuales grandes en las respuestas agresivas, el temperamento y los cuadros globales de actividad. Crecimiento y Desarrollo Del Bebé

Dos Meses

Para los dos meses de edad las capacidades y las conductas del niño comienzan a mostrar cambios importantes. En etapa inicial, la postura tiende a la posición tónica del cuello (PTC), con las extremidades extendidas en el lado hacia el cual está vuelta la cabeza y flexionadas hacia el opuesto. El reflejo de Moro aún es activo, y los estímulos de cualquier clase tienden a producir reacciones indiferenciadas en masa.

Tres Meses

Para los tres meses de edad están disminuyendo rápidamente la frecuencia de la posición tónica cervical y el vigor del reflejo de Moro. Es más probable que el niño se encuentre con brazos y piernas en posiciones simétricas, y que use las extremidades simultánea y no separadamente. La diferenciación de las reacciones motoras ocurre al aumentar la maduración del sistema nervioso. Aunque las respuestas del lactante se confunden de manera imperceptible una en otra, también hay independencia creciente en el uso de las extremidades después de varios meses.

Crecimiento y Desarrollo Del Bebé

Crecimiento y Desarrollo Del Bebé

Al estar en decúbito prono, podrá levantar la cabeza y ver a su alrededor fijamente, incluso quizá puede separar el pecho de la cuna. Cuando mantiene erguida la cabeza ya no cae hacia adelante hacia el tórax, sino se sostiene con bastante buen control por los músculos del cuello.

Las manos, antes movía empuñadas, comienzan a abrirse y salir como salida para su curiosidad; juega con las manos y comienza a tratar de alcanzar objetos alejados. Las cosas que se colocaban en las manos al mes de edad las dejaba caer inmediatamente; en esta fecha, las sostiene breves periodos para observarlas.

Aunque los lactantes en las primeras quince semanas parecen tener una mirada vacía indefinida que se dirige únicamente a cosas que por azar se encuentra directamente en la línea de visión, presentan indicaciones de discriminación de forma y respuesta al contorno con un cambio patente hacia los dos meses de edad, aproximadamente. Crecimiento y Desarrollo Del Bebé

Crecimiento y Desarrollo Del Bebé

Hay preferencia manifiesta hacia mayor complejidad de formas, a juzgar por la duración de la atención. Sin embargo, percepción entraña contacto con el medio y parece ulteriormente al tratar de alcanzar inquisitiva-mente objetos interesantes, incluso cuando están en la periferia del campo visual. Sólo después de la experiencia en la armazón de una relación materno-infantil íntima los estímulos ambientales comienzan a adquirir significado. Debe ocurrir mucho aprendizaje antes que el niño pueda percibir objetos, identificarlos y diferenciar sus atributos.   

Las reacciones de índole social comienzan a aparecer después de varios meses; a saber, sonrisa comunicativa, reacción animada al aspecto a un rostro, quizá incluso reconocimiento vago e indefinido de la madre. La voz se modifica de ruidos inarticulados a arrullos con los cuales responde. El llanto que antes se utilizaba indistintamente para manifestar cualquier molestia, comienza a adquirir más significado y se utiliza para obtener atención al igual que alivio. Las lágrimas raras al mes de edad, son abundantes a los tres meses.

El Primer Premio, Una Sonrisa

El lactante de muy corta edad hace movimientos faciales que se interpretan cariñosamente como sonrisas; en realidad, son movimientos reflejos o automáticos que carecen de la calidad de una respuesta social. Sin embargo, para las seis a ocho semanas de edad, la sonrisa adquiere una nueva calidad que manifiesta la capacidad del niño para responder al amor y los cuidados humanos.

La primera sonrisa verdadera suele aparecer en el tercer mes y es un hito importantísimo en el desarrollo. Indica que ha empezado a establecerse la memoria y que comienzan los fenómenos de pensamiento, por cuanto el niño puede reconocer la cara humana. Sin embargo, esta capacidad es aún limitada y no indica reconocimiento del rostro como de una persona, pues la sonrisa cesa cuando la cabeza se pone de perfil.

Aunque la sonrisa se usa como respuesta a todo rostro humano que cause agrado, adquiere gran importancia para la madre pues es la primera manifestación apreciativa y renumeradora de que sus cuidados son satisfactorios.

Primera Sonrisa

La primera sonrisa guarda relación con satisfacción por cuanto es respuesta al recuerdo de la cara de la madre cuando le da el pecho o el biberón. La diferencia en la época en que aparece la primera sonrisa puede influir mucho en el clima emocional de la relación materno-infantil.

Algunas mujeres gozan plenamente el periodo inicial de desvalimiento, cuando la dependencia completa del niño estimula la manifestación de todos los sentimientos protectores maternos. La satisfacción que obtienen de esta íntima identificación con el niño es suficiente.

Otras mujeres, que experimentan incertidumbre acerca de sus capacidades maternas, son menos afortunadas y siguen preocupándose porque la forma en que hace saber el niño sus molestias entraña amenaza.

Para ellas, el hecho de que el niño reaccione al consolarlo quedando placenteramente dormido no es tranquilidad suficiente de que su cuidado es adecuado. Necesitan datos más tangibles.

La aparición de la sonrisa como respuesta es refuerzo bienvenido para su confianza y brinda nuevo impulso para identificarse más íntimamente con el niño y enfrentarse a una conducta siempre cambiante.

RELACIONADOS 

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Un pensamiento en “Crecimiento y Desarrollo Del Bebé Del Mes a Los Tres Meses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *