Infecciones NO Bacterianas Del Recién Nacido

por | 21 septiembre, 2017

Infecciones NO Bacterianas Del Recién Nacido

Infecciones NO Bacterianas Del Recién Nacido

La madre puede pasar a su hijo infecciones virales, protozoarias y espiroquetósicas antes o inmediatamente después del parto. Aunque de graves consecuencias para el recién nacido, la transmisión de estos padecimientos afortunadamente es rara. Antes, la infección con treponema pallidum (sífilis) era relativamente frecuente, pero desde que se practica investigación serológica de las futuras madres antes el matrimonio y durante el embarazo en forma universal, la sífilis congénita ha desaparecido casi por completo.

Hay dos enfermedades que pasan inadvertidas en la madre y producen infecciones generalizadas serias, y que semejan sepsis y enfermedad hemolítica del recién nacido. Una de ellas es la enfermedad citomegálica por inclusión, producida por el virus de la parotiditis; la otra es la toxoplasmosis, causada por un protozoario, texoplasma gondii. En ambos casos las madres ignoran que están infectadas. Al nacer o poco después se observa que el niño está ictérico, febril y anémico y tiene hepato y esplenomegalia. Puede haber hemorragias en la piel.

Las enfermedades son por lo general fatales dentro del periodo de nacimiento, y los niños que se recuperan suelen sufrir lesiones cerebrales u oculares. Las radiografías de cráneo pueden mostrar calcificación de las zona lesionadas. Una secuela común es el retraso mental o el hidrocéfalo.

Puede recurrirse al laboratorio para diferenciar ambos padecimientos. El virus de la inclusión citomegálica puede encontrarse en orina o líquido cefalorraquídeo, o en la primera puede haber cuerpos de inclusión característicos. No se conoce tratamiento eficaz. La texoplasmosis puede identificarse por determinación de anticuerpos en sangre de madre e hijo. Puede esperarse cierta mejoría si se administran sulfadiacina y Daraprim. En cualquiera de ellas, la acumulación excesiva de bilirrubina de reacción indirecta debe tratarse con exsanguinotransfusión, y la anemia por transfusión. Infecciones NO Bacterianas

1. Rubeóla  

La rubeóla materna en el primer trimestre de la gestación puede tener consecuencias graves y duraderas ene el producto. Por desgracia, muchas mujeres no tienen la seguridad de si han padecido la infección y adquirido inmunidad. Además, cabe que la embarazada contraiga la infección por el virus sin presentar manifestaciones patentes de la enfermedad.

El peligro para el niño es máximo cuando la infección materna ocurre en etapa incipiente de la gestación; después de las 12 semanas de embarazo, el peligro para el pequeño rápidamente disminuye. Los niños infectados en útero pueden presentar gran diversidad de anomalías congénitas que incluyen:

  • Microcefalia
  • Cataratas
  • Microftalmía
  • Malformaciones congénitas de corazón, púrpura
  • Sordera
  • Encefalitis
  • Defectos óseos que se aprecian por radiografía

Estos niños pueden seguir siendo capaces de transmitir la infección largo tiempo, y quizá excreten el virus de la rubeóla por la orina y las heces incluso un año después del nacimiento, lo cual entraña peligro para las enfermeras u otras mujeres que los asisten y están en los principios del embarazo.

2. Herpes Simple 

También el virus del herpes simple puede causar infección generalizada del recién nacido. Suele transmitirse de una madre que tiene flictenas comunes por fiebre, o está asintomática. Una madre infectada con virus Coxsackie tiene por lo general síntomas respiratorios. Si contagia a su hijo, la enfermedad que sobreviene suele ser fatal, ya que el virus lesiona con frecuencia el miocardio del recién nacido, produciendo miocarditis mortal. Infecciones NO Bacterianas

3. Blenorragia Por Inclusión 

Infección moderada pero crónica de la conjuntiva, es contraída durante el nacimiento por contaminación con los exudados vaginales. En el adulto es una enfermedad venérea asintomática. El virus no es afectado por el tratamiento local con nitrato de plata, y cinco o seis días después, los niños infectados muestran una inflamación granular de la superficie interna de los párpados acompañada de exudados.

Pueden encontrarse cuerpos de inclusión  en los raspados de conjuntiva palpebral. La enfermedad no lesiona los ojos de manera permanente, pero la inflamación puede durar semanas al menos que se trate con pomadas de sulfonamida. Infecciones NO Bacterianas

Infecciones NO Bacterianas Del Recién Nacido

Los recién nacidos responden a agentes no bacterianos de una manera única, característica única de este período de la vida. Investigaciones recientes de laboratorio han aportado datos que facilitan la comprensión de la etiología,
epidemiología y patogénesis de varios síndromes clínicos más recientes causados ​​por estos agentes.

Los estudios actuales buscan conocer más mecanismos que regulan la susceptibilidad alterada y la resistencia de recién nacido a tales infecciones. En esta clínica (Clínicas Pediátricas de América del Norte) consideraremos en algunos tres enfermedades virales, una fúngica y una protozoaria de particular interés para aquellos que se ocupan de los niños en su primer mes de vida.

Toxoplasmosis

En 1939 el primer caso de infección humana demostrada con el protozoario Toxoplasma gondii fue reportado. 9 Cerebro y médula espinal de un bebé enfermos con meningoencefalitis desde el tercer día de vida y sucumbiendo
en el día treinta y uno se demostró albergar este organismo. Desde eso desarrollo de técnicas de laboratorio para la evaluación de anticuerpos séricos de este parásito y un interés creciente resultante en sus manifestaciones clínicas han revelado un espectro de enfermedades en grupos de edad.

Desde la aclaración inicial del cuadro de infección congénita cuatro otros síndromes han sido implicados en infección humana adquirida. Infecciones NO Bacterianas

MÁS PÁGINAS RELACIONADAS

 

 

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *