Preparación De La Madre Para Amamantar

por | 13 septiembre, 2017

Preparación De La Madre Para Amamantar 

¿Cómo Se Prepara La Madre?

Preparación De La Madre Para Amamantar

Preparación De La Madre Para Amamantar

Psicológica:

  • Las actitudes conscientes o inconscientes de la madre hacia dar el pecho tienen papel importante en su capacidad para producir leche.
  • El suministro de leche para el niño se dificultará por la preocupación materna acerca de la suficiencia de la lactación o por la necesidad de prisa para completar el amamantamiento.
  • Durante el periodo prenatal, quienes atienden y aconsejan a la madre pueden lograr mucho para crear una actitud positiva hacia el amamantamiento.
  • En las comunidades donde la alimentación artificial es claramente peligrosa cabe asumir y animar a la madre para que dé el pecho al niño. Preparación De La Madre Para Amamantar 
  • En las zonas donde la mortalidad infantil es baja, se requiere criterio individual sobre cuando han de recalcarse las ventajas del amamantamiento a la madre.
  • La alimentación natural no puede considerarse honradamente necesidad médica para estos niños, pero se puede aconsejar como método que dará rendimiento en satisfacciones emotivas y en el ajuste fácil para la madre y el niño, a condición de que la mujer pueda descansar y eliminar sus temores y dudas.
  • Los consejeros prenatales pueden lograr mucho para tranquilizar y resolver problemas prácticos de antemano, lo que quizá conduzca a muchas madres titubeantes a ensayar el amamantamiento.
  • El peligro de dar demasiada importancia al amamantamiento estriba en provocar sentimientos de culpabilidad, derrota o frustración en la mujer que hace lo que está a su alcance pero fracasa.

Nutrición y Salud:

  • Por desgracia, la leche materna no es adecuada en todos los casos.
  • La madre no puede secretar con la leche vitaminas que no ingiere en dosis suficientes.
  • Cuando la salud es mala o hay deficiencia nutritiva, es ilógico esperar que haya leche abundante o de buena calidad.
  • La atención adecuada a la salud y la dieta de la madre facilita el éxito del amamantamiento, y a menudo es indispensable para él.
  • Cualitativa-mente, la dieta de la mujer lactante no debe diferir de la adecuada para otras épocas.
  • Ningún alimento tiene efecto nocivo en la leche sino perjudica a la madre. Por ejemplo, el prejuicio sobre los alimentos “ácidos” carece por completo de fundamento científico.
  • La mujer que secreta de 500 a 1000 ml diarios de leche, un valor energético de 300 a 700 calorías, y con las proteínas, minerales y vitaminas acompañantes, debe ingerir un exceso idéntico sobre su ración acostumbrada, para no agotar sus reservas corporales.
  • En algunas mujeres con dieta limitada y secreción láctea escasa, ésta aumenta al mejorar la alimentación. Con demasiada frecuencia la dieta es inadecuada, independientemente de la lactancia, y durante este periodo es especialmente importante incluir en dosis adecuadas todos los elementos nutritivos indispensables.
  • Aunque la leche puede contener calcio procedente de la reserva corporal (huesos), no puede tener vitaminas si no son ingeridas de manera regular por la madre.
  • Las raciones aconsejadas para la mujer durante la lactancia son estas: calorías, 3000; proteínas, 100 g; calcio, 2 g; vitamina A, 8000 unidades; tiamina, 1.5 mg; niacina, 15 mg, y vitamina D, 400 unidades. Para obtener estas dosis de substancias nutritivas, es necesario incluir en la dieta al menos un litro de leche, de preferencia más.
  • La alimentación diaria debe también tener uno o dos huevos, una ración de carne, frutas y verduras abundantes.

Cuidado De Los Pezones:

  • Entre las causas más comunes de que fracase el amamantamiento al iniciarlo,  se cuentan las fisuras, las grietas y la infección del pezón. Preparación De La Madre Para Amamantar 
  • Durante el embrazo, deben observarse las glándulas mamarias para ver si el pezón sobresale adecuadamente; si está retraído o adherente y no sobre sale cuando se aplica presión a la base, debe tratarse de hacerlo salir por medio de masaje o por otros procedimientos aconsejados por el médico.
  • Puede obtenerse cierta seguridad de que no se bloquearán los conductos galactóforos si la mujer exprime manualmente la secreción de la glándula mamaria dos veces al día durante las últimas semanas de la gestación.
  • Es discutible el valor de los métodos para endurecer los pezones.

Vaciamiento De La Glándula Mamaria:

1. Expresión Manual: Cuando se ha dominado la técnica, el método más eficaz para vaciar la glándula mamaria es la expresión manual.

El pulgar y el índice se colocan en lados opuestos, a unos 2.5 cm del pezón; en esta posición se hunden profundamente en la mama; después, los dedos se acercan uno al otro, haciendo presión suficiente para vaciar los conductos galactóforos subyacentes. A veces se logra mejor efecto si después de acercar el pulgar y el índice se hace un movimiento hacia adelante.

Los dedos no deben deslizarse sobre la piel, sino junto con ella. Al aplicar presión, la leche debe fluir del pezón a chorro, no en gotas. La expresión se continúa hasta vaciar la mama.

2. Tiraleches: En el tiraleches más barato, sencillo y usado se logra presión negativa si al aplicar el aparato se mantiene apretada la pera de caucho, y después se deja dilatar.

El pezón y la aréola son atraídos hacia la porción cónica de vidrio, lo que comprime los alvéolos y produce secreción de leche.

Debe terminarse la presión negativa apretando la pera de caucho, para permitir que vuelvan a llenarse los alvéolos, y después se aplica nuevamente el aparato; el proceso se repite hasta vaciar la glándula mamaria.

Un procedimiento semejante, pero más útil que a veces se emplea en hospitales, se basa en el mismo principio de presión negativa intermitente, pero la aspiración se produce por una máquina eléctrica.

Características De La Leche Humana

  • La leche secretada durante los primeros días que siguen al nacimiento del niño es de volumen escaso y muy distinta de la que se elabora cuando se ha establecido la lactancia. Conocida como calostro, tiene color amarillo limón y posee concentración relativamente alta de proteínas.
  • Gran parte de las proteínas consisten en globulina, que se considera tiene importancia biológica e inmunológica para el niño. Preparación De La Madre Para Amamantar 
  • Hacia el tercero o cuarto días aumenta mucho el volumen de la secreción; los senos se distienden y suelen ponerse dolorosos; el aspecto y la composición de la leche sufren una transición gradual, que se efectúa en su mayor parte en plazo de una o dos semanas, y ha llegado a su final al terminar el primer mes.
  • Cuando se ha establecido la lactancia, la leche contiene aproximadamente 3.5 a 4 por 100 de grasas, 7.5 por 100 de azúcar, 1.25 por 100 de proteínas y 0.2 por 100 de sales minerales; su valor energético es de 20 calorías por 30 ml; la composición permanece prácticamente constante durante toda la lactancia.

Preparación De La Madre Para Amamantar 

  • En cualquier momento en que se extraiga, la primera leche que sale de la glándula es pobre en grasa, y la última relativamente rica en la misma; en consecuencia, para analizar la leche debe extraerse todo el contenido de la glándula.
  • El análisis de leche suele proporcionar pocos datos de valor para precisar a qué se debe que el niño no prospere.
  • No debe darse valor a la afirmación común de que la leche es débil o acuosa a causa de su aspecto azulado; este es el aspecto normal de la leche humana, pues la grasa es de color blanco, no amarillo, como la grasa de leche de vaca.
  • De las nodrizas o las madres cuya secreción láctea es abundante, puede obtenerse leche para almacenarla; de ordinario se pasteriza y se congela o enlata para uso ulterior.
  • En algunas comunidades se han creado centros o bancos de leche humana, que puede utilizarse para los niños prematuros o que tienen problemas especiales de nutrición y cuyas madres no pueden satisfacer sus necesidades. Preparación De La Madre Para Amamantar

 Técnica Del Amamantamiento

  • El tiempo que se da el pecho por primera vez al recién nacido varía en distintos hospitales.
  • En algunas instituciones, esto se hace tan pronto como se advierte que es posible juntar a la madre y al niño; en otras, se acostumbra dar el pecho por primera vez, 6 a 12 horas después del nacimiento.
  • Durante los primeros días, el lactante obtiene escaso alimento de su madre; para proporcionar líquidos y algunas calorías, puede administrarse solución de azúcar al 5 por 100, aproximadamente cada tres o cuatro horas.
  • El objetivo de dar el pecho al niño es estimular el flujo de leche y crear una experiencia que gocen mutuamente madre e hijo. Por esta razón, es importante que la madre esté preparada, porque la primera toma del pezón puede ser dolorosa.
  • Es también importante que el pequeño esté despierto y listo para participar en la búsqueda de su alimento, y que la enfermera permanezca ahí para ayudarlos a encontrar, en el momento de la alimentación, una experiencia placentera y acogedora para ambos.
  • Las madres deben conocer el reflejo que hace al niño volverse instintivamente hacia el calor del pecho cuando se aplica contra su mejilla; el pequeño no puede diferenciar esto del calor de la palma de la mano, que se emplea equivocadamente para tratar de guiar su boca hacia el pezón, volteándole la cabeza; al hacer esto, parece rehusar el pezón volviéndose hacia la palma de la mano que le proporciona calor.

Horario: Preparación De La Madre Para Amamantar 

En algunos hospitales se aplica la regularidad en el horario de alimentación del recién nacido; en otros el sistema es más dúctil, y los niños son llevados a sus madres siempre que muestran necesidad de alimento o de estar cerca de ella. También, en el hogar y en los hospitales donde se sigue el sistema de alojar juntos a madre y niño, el horario de alimentación puede regirse por la petición espontánea de comida del recién nacido; si se le observa, se verá su propia regularidad en la necesidad de comer.

Alimentar a un niño cuando tiene hambre estimula la formación de buenos hábitos alimenticios; evita la tensión y origina actitudes positivas hacia la comida. Cuando se deja que un lactante llore por hambre porque el reloj no indica que es hora de comer, se altera su ritmo natural de alimentación. El aire que traga mientras llora impide que llene de leche su estómago. La fatiga del llanto lo hace dormirse antes que se satisfagan sus necesidades alimenticias. Estará hambriento poco después. Despertará y llorará, y se repetirá todo el ciclo.

Muchos niños amamantados siguiendo un plan basado a sus exigencias tienen un horario muy semejante al acostumbrado de cada cuatro horas. Algunos de los más pequeños, o que están tensos, o deben aumentar rápidamente de tamaño, durante cierto tiempo pueden necesitar la alimentación con intervalos de tres, e incluso de dos horas.

Durante el tercero al séptimo días de vida es bastante común que el niño exija constantemente alimento. De ordinario, cuando la madre se recupera de su periodo inicial de fatiga e incertidumbre acerca de su papel maternal y comienza a comprender las necesidades del niño, se logra un horario regular de amamantamiento.

Preparación De La Madre Para Amamantar 

Quizá no sean idénticos los intervalos entre las tetadas; a menudo el periodo de satisfacción el las últimas horas de la tarde y las primeras de la noche es relativamente breve.

En el periodo de 24 horas, pocos niños necesitan menos de cinco comidas; la mayor parte de ellos desean seis, siete u ocho. En algunos casos conviene, durante breves periodos, alimentación más frecuente; cuando este patrón persiste por tiempo prolongado, puede ser necesario hacer una investigación de la suficiencia de la leche materna.

En la mayor parte de casos la secreción láctea es abundante, por lo cual el niño puede obtener suficiente comida de un solo pecho; conviene alternar los lados, dándole a mamar de un pecho en una ocasión y del otro en la siguiente. Cuando el lactante se satisface con la leche obtenida de un seno, éste se vacía más cabalmente y se estimula la elaboración láctea. Si se dan en una sola mamada ambos pechos, el niño puede ser sobrealimentado y quizá sufra perturbaciones intestinales y molestias.

Algunas veces, cuando se ha elegido el sistema de cada cuatro horas, pueden darse al niño ambos pechos para que obtenga suficiente leche; en este caso, se alternará el seno que se le da primero.

Tiempo: Preparación De La Madre Para Amamantar 

El tiempo medio durante el cual debe darse el pecho al niño es de 15 minutos; depende de la necesidad de mamar y de la fuerza del lactante, del volumen de leche disponible y de si es difícil vaciar los pechos o no lo es. Algunos niños obtienen leche suficiente y quedan satisfechos en 10 minutos o menos. Cuando la leche es escasa, en unos minutos el niño puede abandonar el intento de extraerla.

El único método de estimar con certeza si el niño ha obtenido leche suficiente es pesarlo antes y después de darle el pecho; en general, no conviene que la madre lo haga, porque los datos obtenidos pueden ser inexactos y es más probable que produzca ansiedad que tranquilidad.

Si el niño tiene una tranquilidad normal y está creciendo puede concluirse que la cantidad de leche que toma es adecuada. El flujo lácteo es mucho más rápido al comienzo de la mamada que después; en los primeros cinco minutos el niño obtiene aproximadamente la mitad o más del volumen total, más de una cuarta parte durante los cinco minutos siguientes, y muy poco después de ellos. Muchos niños que se dejan en el pecho durante largo tiempo tragan aire abundante, lo que puede provocar vómitos, cólicos y otras molestias. 

Todos los niños tragan algo de aire al mamar, por lo cual debe sostenerse al niño erguido y darle golpecitos suaves en la espalda hasta que eructa. Todos los lactantes deben ponerse en esta posición después de cada toma de alimento, y muchas veces hay que hacerlo antes. Ocasionalmente conviene que los lactantes muy pequeños eructen durante el curso de la comida. Preparación De La Madre Para Amamantar

PÁGINAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *