Vitaminas D-E y K: Cuidados Durante El Primer Año

por | 7 octubre, 2017

Vitaminas D-E y K: Cuidados Durante El Primer Año

Vitaminas D-E y K

Vitamina D

Fuentes:

El cuerpo puede elaborar vitamina D por acción de la luz ultravioleta sobre el colesterol de la piel. Así, los niños de pueblos subdesarrollados pueden elaborar vitamina suficiente para satisfacer sus necesidades si se asolean al mediodía durante unos 15 minutos. En las naciones occidentales puede obtenerse el mismo efecto en las playas de verano o, durante el invierno, con una exposición más breve a la lámpara de vapores de mercurio. Sin embargo, probablemente la vida civilizada en los climas templados menoscabe la formación natural de vitamina D en cantidades adecuadas.

Los rayos ultravioleta con onda de menos de 320 mili-micras de longitud, son detenidos por los cristales comunes de las ventanas y por distintos factores atmosféricos como nubes, polvo y el paso oblicuo de la luz del sol por la atmósfera terrestre.

En los alimentos comunes, hay vitamina D en cantidades insignificantes. La leche, la mantequilla y la yema de huevo poseen pequeñas dosis. En el hígado hay mayor concentración, y la fuente natural más rica es el aceite de hígado de pescado. La vitamina D se prepara artificialmente por irradiación del colesterol, producto animal, o del ergosterol, producto vegetal.

Vitaminas D-E y K

Vitaminas D-E y K

Vitaminas D-E y K

El ergosterol activado, que se purifica sólo para contener vitamina D, se conoce como calciferol. Algunas pruebas no concluyentes indican que la eficacia en el ser humano del colesterol activado y de la vitamina D natural puede ser algo mejor que la del ergosterol activado; sin embargo, si acaso existe diferencia, es pequeña. La vitamina D es relativamente estable y no se destruye al preparar los alimentos. Estas vitaminas pueden almacenarse en cierta medida, sobre todo a nivel del hígado.

La función de la vitamina D es fomentar y regir la utilización del calcio y fósforo de la dieta. Se sabe que la deficiencia de la vitamina D causa el raquitismo y tetania en el lactante, y osteomalacia en el adulto. Durante la época de crecimiento, causa mineralización subnormal de dientes y huesos, aunque no exista raquitismo clínica-mente patente. Vitaminas D-E y K

Necesidades:

Excepto para los niños que se asolean constantemente, la vitamina D debe formar parte de la dieta. El ritmo del crecimiento y, en consecuencia, de la formación de huesos, dicta en gran medida cuánta vitamina D se necesita. Por ello al lactante cuyo cuerpo es pequeño deben administrársele entre 400 y 800 unidades al día, y esta misma cantidad es necesaria para el adolescente o el adulto, de cuerpo mucho más voluminoso. Vitaminas D-E y K

Los niños prematuros, cuyo crecimiento es más rápido, necesitan de 800 a 1200 unidades al día. Inicialmente la vitamina D se administraba como aceite de hígado de bacalao en dosis de una o dos cucharaditas al día. En gran volumen y el olor desagradables se han eliminado por la preparación de concentrados de aceite de hígado de otros pescados, que poseen aproximadamente 100 veces más vitamina D que el aceite original.

Estos preparados, y los preparados sintéticos de vitamina D han reemplazado en gran medida al método antiguo. También puede añadirse vitamina D a la leche en dosis que casi satisfacen por completo la necesidad diaria del niño. En Estados Unidos, la mayor parte de lecherías importantes fortalecen la leche que producen, y casi todas las marcas de leche evaporada contienen 400 unidades por litro reconstituido.

Cuando se enriquece prácticamente toda la leche utilizable, desaparece el raquitismo. En la alimentación de los lactantes, se acostumbra asegurarse doblemente administrando leche enriquecida y un suplemento de vitamina D. Aunque la sobre-dosificación de vitamina D puede perjudicar el apetito y originar anormalidades del metabolismo del calcio en el cuerpo, los síntomas de intoxicación suelen aparecer sólo cuando se mantiene de manera constante durante varias semanas un ingreso de 5 a 10 veces el requerimiento diario mínimo.

El Raquitismo (Deficiencia De Vitamina D)

En consecuencia, sólo puede ocurrir cuando el crecimiento es activo; el equivalente del raquitismo en las personas que han llegado al pleno desarrollo es la osteomalacia. Cuanto más rápido el crecimiento, más probable que ocurra raquitismo; el desarrollo es más rápido en la lactancia, y el raquitismo se presenta como enfermedad carencial casi exclusivamente en los lactantes.

Esta enfermedad es más común en los niños alimentados artificialmente que en los amamantados. Ocurre principalmente en las zonas templadas, donde los pequeños pueden pasar largos periodos sin asolearse. El raquitismo no es común en los trópicos, incluso en las razas de color con dieta muy pobre.

La enfermedad es estacional; comienza su periodo activo cuando los niños se recluyen más en los hogares durante el invierno; su actividad llega al máximo en el hemisferio septentrional en marzo, y disminuye cuando los niños vuelven asolearse en la primavera. Vitaminas D-E y K

La perturbación del metabolismo del calcio y del fósforo se manifiesta por escasa retención de estas substancias en el cuerpo, concentración sanguínea anormal de calcio, fósforo y fosfatasa, y mineralización defectuosa de los huesos. Normalmente la sangre del lactante contiene de 10 a 12 mg de calcio y de 5 a 7 mg de fósforo por 100 ml de suero; cuando hay raquitismo activo, el calcio sanguíneo puede estar entre 9 a 10 mg, y el fósforo por debajo de 4 mg por 100 ml. Cuando el producto de multiplicar la cifra del calcio por la del fósforo es menor de 30, hay raquitismo activo. La fosfatasa es una enzima que aumenta en la sangre proporcionalmente a la gravedad del raquitismo.

Raquitismo

El aumento de longitud de los huesos largos se efectúa en la diáfisis, en el sitio donde se une a la epífisis; esta zona de crecimiento se llama metáfisis; el incremento normal de la longitud se debe al desarrollo de las células cartilaginosa (tejido osteoide) y a la mineralización de estas células de manera que sólo hay una capa delgada de tejido osteoide.

En el raquitismo la acumulación de calcio y fosfato en el cartílago neo-formado es defectuosa; en la radiografía se observa el extremo del hueso calcificado irregularmente; el tejido osteoide sigue creciendo, lo que causa aumento de volumen del extremo del hueso por crecimiento excesivo, o aplanamiento por la presión de tejidos blandos. Vitaminas D-E y K

El aumento de volumen de los extremos de los huesos se advierte por inspección y palpación. Este mismo fenómeno produce pequeños nódulos en la unión de las costillas y los cartílagos costales cerca del esternón; por su distribución, al conjunto de estos nódulos se ha dado el nombre de rosario raquítico.

Las diáfisis de los huesos largos por último se reblandecen a causa de la falta de sales minerales, y pueden encorvarse según la dirección de la tensión que sufren. La tracción del diafragma sobre las costillas reblandecidas, sobre todo cuando se combina a obstrucción nasal, produce deformidades del tórax; la más común es el hundimiento de las costillas en la línea de inserción del diafragma (surco de Harrison).

El reblandecimiento del raquis puede ocasionar escoliosis o cifosis. Los huesos del cráneo a veces se ablandan y pueden deprimirse con el dedo como si fueran de pergamino tenso; esto se llama craneotabes y ocurre principalmente en el occipital de lactantes.

Vitaminas D-E y K

A veces hay crecimiento excesivo de los huesos parietales y frontal, lo que produce prominencias y da al cráneo una forma casi cuadrada. El raquitismo causa retraso en la erupción de los dientes y el cierre de las fontanelas. Todas las alteraciones óseas resultantes del raquitismo tienden a ocurrir por igual en los dos lados del cuerpo en la mayor parte de los casos.

En el raquitismo son atacados los músculos igual que los huesos. Al avanzar la enfermedad, los músculos presentan debilidad general y pérdida de tono. Por ello se retarda la edad en que el niño se sienta, se pone de pie y camina, o puede haber regresión si ya había logrado estas cosasVitaminas D-E y K

La pared abdominal está relajada y el vientre es prominente cuando el niño está de pie. La disminución de la fuerza muscular puede ocasionar estreñimiento. Los ligamentos peri-articulares pueden hacerse laxos y permitir movilidad inusitada. Aveces el bazo está aumentado de volumen por hiperplasia simple, y puede haber crecimiento del hígado.

Diagnóstico:

El raquitismo activo se diagnostica por los cambios característicos en las radiografías de los huesos, por la concentración sanguínea anormal de calcio y fósforo, o por ambos datos; asimismo, la fosfatasa sanguínea excede de las cifras normales.

El raquitismo no es causa directa de muerte, aunque puede predisponer para otras enfermedades. Con raras excepciones, e incluso sin tratamiento, el raquitismo cede cuando pasa el periodo de la lactancia, porque el crecimiento no es tan rápido y el niño se asolea más por sí mismo. Las deformidades del raquitismo pueden persistir; las deformaciones moderadas tienden a desaparecer en el periodo comprendido entre los dos y los cinco años de edad; las graves permanecen sino se corrigen por métodos quirúrgicos o mecánicos. Algunas deformaciones, como las torácicas no son fácilmente asequibles a los métodos correctivos. Vitaminas D-E y K

Tratamiento:

  • El tratamiento de raquitismo consiste principalmente en administrar vitamina D cuanto mayor la dosis, más rápidamente comienza la curación.
  • Como el niño no está grave y el estado no es de urgencia, convienen las dosis moderadas y no las masivas.
  • Cabe esperar que la vitamina D en dosis de 1500 a 3000 unidades diarias produzca señales de recuperación en la sangre en plazo de una semana más o menos, y en los huesos aproximadamente en dos semanas.
  • Los concentrados pueden ser preferibles a los aceites poco potentes en cuanto el volumen de éstos debe ser mucho mayor.
  • Sea como sea, las dosis elevadas sólo son útiles hasta que se ha iniciado plenamente la curación; después es útil una dosis de mantenimiento de 300 a 400 unidades diarias.
  • Aparte de corregir las deficiencias dietéticas no suele necesitarse más tratamiento.

La Deficiencia De Vitamina E (Tocoferol)

En los animales de experimentación produce esterilidad en ambos sexos; cuando a las hembras sólo se administran dosis mínimas, sus crías padecen una disfunción muscular semejante a la distrofia muscular del hombre. Se acepta, en general, que la vitamina E puede ser necesaria para el desarrollo muscular. No se tienen pruebas concluyentes de que haya deficiencia en el ser humano.

La vitamina E está muy amplia-mente distribuida y cualquier dieta variada la contiene en abundancia. Existe en los alimentos de origen animal, menos abundantemente en los tejidos ricos en vitamina A y más en los músculos. Está presente en las hortalizas y los aceites vegetales, sobre todo en el aceite de germen de trigo. Es relativamente estable, aunque puede ser destruida en circunstancias que provocan ranciedad.

La Vitamina K

La vitamina K, natural de los alimentos es una sustancia liposoluble; químicamente es una naftoquinona denominada menadiona. Otros derivados naturales y sintéticos de la naftoquinona poseen actividad de vitamina K, y algunos son hidrosolubles.

La vitamina K es necesaria para el hígado la utilice al elaborar protrombina, a su vez indispensable para el mecanismos de coagulación sanguínea. Aveces hay carencia de vitamina K en el recién nacido a término o prematuro.

Los síntomas son hemorragia espontánea y ceden si se administran ciertas quinonas sintéticas que proporcionan la substancia fundamental necesaria para la elaboración de protrombina. En periodos ulteriores de la lactancia y la niñez, las bacterias intestinales, y una gran variedad de alimentos, proporcionan vitamina K suficiente, por lo cual la carencia vitamínica sólo se observa en circunstancias muy especiales.

Las enfermedades hepáticas pueden impedir la síntesis de protrombina; en este caso, se necesita tratamiento de substitución con transfusión sanguínea. A veces, la administración masiva de antibióticos hace que desaparezcan del tubo digestivo las bacterias que producen vitamina K.

La administración prolongada de salicilatos puede perjudicar la síntesis de vitamina K. En periodo neonatal basta la administración de 1 a 2 mg de un preparado sintético como Synkabite, Hykinone o menadiona, para corregir la tendencia hemorrágica.

En los niños mayorcitos, deben administrarse de 5 a 10 mg diarios, mientras persista el estado que impide la formación de protrombina.

RELACIONADOS

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Un pensamiento en “Vitaminas D-E y K: Cuidados Durante El Primer Año

  1. furtdso linopv

    Currently it looks like BlogEngine is the top blogging platform out there right now. (from what I’ve read) Is that what you’re using on your blog?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *